Un espacio para...

Informarte de las noticias y de las diversas actividades que realizamos en nuestras Casas. También nos gustaría que participaras en él escribiendo tus comentarios...

Síguenos en...

Síguenos en Twitter Suscríbete por Feed RSS Síguenos en Friendfeed Álbumes de Picasa

31 de enero de 2015

Barcelona, Hna. Pilar Heras celebra sus Bodas de Oro de VR

Nuestra Comunidad de Barcelona celebramos con gozo la fidelidad de nuestra Hna. Mª Pilar Heras en sus Bodas de Oro, se unió a este acontecimiento su familia, residentes, amigos y trabajadores; y como nos dice la carta Alegraos: “La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría”.
Lo importante no son tanto los motivos que llevan a tomar una decisión, sino aquello por lo que ser persevera en el seguimiento a Jesucristo.
 
La Eucaristía, vivida en clima de alegría y de acción de Gracias.  Junto con nuestra Hna. Pilar  nos unimos a su alegría y damos gracias a Dios por su “SI” sostenido a lo largo de 50 años en fidelidad y junto con ella miramos el pasado con gratitud, intentamos vivir el presente con pasión y abrazar el futuro con esperanza.
 
Acción de Gracias.
En este año de la Vida Consagrada, quiero dar gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo y Padre nuestro, por mis 50 años de vida religiosa. Porque me eligió y me llamó para ser suya en esta Congregación de Hnas. del Sagrado Corazón de Jesús y de los Stos. Ángeles. 
Le doy gracias por su misericordia y su amor para conmigo.  El me ha colmado de gracias y tengo la certeza que me seguirá ayudando en mi caminar para “vivir con pasión el don de la vocación” y renovando mi `fidelidad´ a su servicio, amando a los hermanos.
Agradezco el don de la vida y de la fe que he recibido de mis padres, la cercanía y el cariño de mi familia, los aquí presentes y los que no han podido venir.  Doy gracias a todas las personas que me han ayudado a creer en la virtud y que con su vida me han acercado más a Ti.
Agradezco a mi querida Congregación representada por todas las hermanas que me han proporcionado todos los medios para crecer en mi consagración a Dios, especialmente a esta comunidad de Barcelona, con quien comparto trabajo, penas y alegrías. 
Y por todas las residentes de esta casa de las que cada día recibo muestras de cariño y afecto.  También quiero agradecer a nuestro capellán, el P. Miguel Lop que con sus homilías en la Eucaristía y la “lectura inteligente de la Biblia” nos hace comprender mejor la Palabra de Dios. 
Te doy gracias por todo Señor. “Sigue iluminando nuestro camino en la Iglesia y en el mundo para anunciar el Evangelio y acompañar a nuestros hermanos según el Carisma de Sta. Genoveva”.
Hna. Pilar Heras
 


Bachaquero, convivencia con los jóvenes

El sábado 31 de enero, en la fiesta de San Juan Bosco, Padre y Maestro de la juventud, participamos en una convivencia con los jóvenes de la parroquia del P. José Gregorio Suárez, en Sabaneta de Palmas. Compartimos y socializamos un espacio de formación dedicado al tema: “Mi vida tiene sentido”, despertó su interés, así hubo tiempo para la reflexión e interiorización. 
Continuamos orando por todos ellos.
 

30 de enero de 2015

XLIX Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales

El tema de la familia está en el centro de una profunda reflexión eclesial y de un proceso sinodal que prevé dos sínodos, uno extraordinario –apenas celebrado– y otro ordinario, convocado para el próximo mes de octubre. En este contexto, he considerado oportuno que el tema de la próxima Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales tuviera como punto de referencia la familia. En efecto, la familia es el primer lugar donde aprendemos a comunicar. Volver a este momento originario nos puede ayudar, tanto a comunicar de modo más auténtico y humano, como a observar la familia desde un nuevo punto de vista.
 
Podemos dejarnos inspirar por el episodio evangélico de la visita de María a Isabel (cf. Lc 1,39-56). «En cuanto Isabel oyó el saludo de María, la criatura saltó en su vientre, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó a voz en grito: “¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!”» (vv. 41-42).
 
Este episodio nos muestra ante todo la comunicación como un diálogo que se entrelaza con el lenguaje del cuerpo. En efecto, la primera respuesta al saludo de María la da el niño saltando gozosamente en el vientre de Isabel. Exultar por la alegría del encuentro es, en cierto sentido, el arquetipo y el símbolo de cualquier otra comunicación que aprendemos incluso antes de venir al mundo. El seno materno que nos acoge es la primera «escuela» de comunicación, hecha de escucha y de contacto corpóreo, donde comenzamos a familiarizarnos con el mundo externo en un ambiente protegido y con el sonido tranquilizador del palpitar del corazón de la mamá. Este encuentro entre dos seres a la vez tan íntimos, aunque todavía tan extraños uno de otro, es un encuentro lleno de promesas, es nuestra primera experiencia de comunicación. Y es una experiencia que nos acomuna a todos, porque todos nosotros hemos nacido de una madre. 
 
Después de llegar al mundo, permanecemos en un «seno», que es la familia. Un seno hecho de personas diversas en relación; la familia es el «lugar donde se aprende a convivir en la diferencia» (Exort. ap. Evangelii gaudium, 66): diferencias de géneros y de generaciones, que comunican antes que nada porque se acogen mutuamente, porque entre ellos existe un vínculo. Y cuanto más amplio es el abanico de estas relaciones y más diversas son las edades, más rico es nuestro ambiente de vida. Es el vínculo el que fundamenta la palabra, que a su vez fortalece el vínculo. Nosotros no inventamos las palabras: las podemos usar porque las hemos recibido. En la familia se aprende a hablar la lengua materna, es decir, la lengua de nuestros antepasados (cf. 2 M 7,25.27). En la familia se percibe que otros nos han precedido, y nos han puesto en condiciones de existir y de poder, también nosotros, generar vida y hacer algo bueno y hermoso. Podemos dar porque hemos recibido, y este círculo virtuoso está en el corazón de la capacidad de la familia de comunicarse y de comunicar; y, más en general, es el paradigma de toda comunicación. 
 
La experiencia del vínculo que nos «precede» hace que la familia sea también el contexto en el que se transmite esa forma fundamental de comunicación que es la oración. Cuando la mamá y el papá acuestan para dormir a sus niños recién nacidos, a menudo los confían a Dios para que vele por ellos; y cuando los niños son un poco más mayores, recitan junto a ellos oraciones simples, recordando con afecto a otras personas: a los abuelos y otros familiares, a los enfermos y los que sufren, a todos aquellos que más necesitan de la ayuda de Dios. Así, la mayor parte de nosotros ha aprendido en la familia la dimensión religiosa de la comunicación, que en el cristianismo está impregnada de amor, el amor de Dios que se nos da y que nosotros ofrecemos a los demás. 
 
Lo que nos hace entender en la familia lo que es verdaderamente la comunicación como descubrimiento y construcción de proximidad es la capacidad de abrazarse, sostenerse, acompañarse, descifrar las miradas y los silencios, reír y llorar juntos, entre personas que no se han elegido y que, sin embargo, son tan importantes las unas para las otras. Reducir las distancias, saliendo los unos al encuentro de los otros y acogiéndose, es motivo de gratitud y alegría: del saludo de María y del salto del niño brota la bendición de Isabel, a la que sigue el bellísimo canto del Magnificat, en el que María alaba el plan de amor de Dios sobre ella y su pueblo. De un «sí» pronunciado con fe, surgen consecuencias que van mucho más allá de nosotros mismos y se expanden por el mundo. «Visitar» comporta abrir las puertas, no encerrarse en uno mismo, salir, ir hacia el otro. También la familia está viva si respira abriéndose más allá de sí misma, y las familias que hacen esto pueden comunicar su mensaje de vida y de comunión, pueden dar consuelo y esperanza a las familias más heridas, y hacer crecer la Iglesia misma, que es familia de familias. 
 
La familia es, más que ningún otro, el lugar en el que, viviendo juntos la cotidianidad, se experimentan los límites propios y ajenos, los pequeños y grandes problemas de la convivencia, del ponerse de acuerdo. No existe la familia perfecta, pero no hay que tener miedo a la imperfección, a la fragilidad, ni siquiera a los conflictos; hay que aprender a afrontarlos de manera constructiva. Por eso, la familia en la que, con los propios límites y pecados, todos se quieren, se convierte en una escuela de perdón. El perdón es una dinámica de comunicación: una comunicación que se desgasta, se rompe y que, mediante el arrepentimiento expresado y acogido, se puede reanudar y acrecentar. Un niño que aprende en la familia a escuchar a los demás, a hablar de modo respetuoso, expresando su propio punto de vista sin negar el de los demás, será un constructor de diálogo y reconciliación en la sociedad. 
 
A propósito de límites y comunicación, tienen mucho que enseñarnos  las familias con hijos afectados por una o más discapacidades. El déficit en el movimiento, los sentidos o el intelecto supone siempre una tentación de encerrarse; pero puede convertirse, gracias al amor de los padres, de los hermanos y de otras personas amigas, en un estímulo para abrirse, compartir, comunicar de modo inclusivo; y puede ayudar a la escuela, la parroquia, las asociaciones, a que sean más acogedoras con todos, a que no excluyan a nadie. 
 
Además, en un mundo donde tan a menudo se maldice, se habla mal, se siembra cizaña, se contamina nuestro ambiente humano con las habladurías, la familia puede ser una escuela de comunicación como bendición. Y esto también allí donde parece que prevalece inevitablemente el odio y la violencia, cuando las familias están separadas entre ellas por muros de piedra o por los muros no menos impenetrables del prejuicio y del resentimiento, cuando parece que hay buenas razones para decir «ahora basta»; el único modo para romper la espiral del mal, para testimoniar que el bien es siempre posible, para educar a los hijos en la fraternidad, es en realidad bendecir en lugar de maldecir, visitar en vez de rechazar, acoger en lugar de combatir. 
 
Hoy, los medios de comunicación más modernos, que son irrenunciables sobre todo para los más jóvenes, pueden tanto obstaculizar como ayudar a la comunicación en la familia y entre familias. La pueden obstaculizar si se convierten en un modo de sustraerse a la escucha, de aislarse de la presencia de los otros, de saturar cualquier momento de silencio y de espera, olvidando que «el silencio es parte integrante de la comunicación y sin él no existen palabras con densidad de contenido» (Benedicto XVI, Mensaje para la XLVI Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 24 enero 2012). La pueden  favorecer si ayudan a contar y compartir, a permanecer en contacto con quienes están lejos, a agradecer y a pedir perdón, a hacer posible una y otra vez el encuentro. Redescubriendo cotidianamente este centro vital que es el encuentro, este «inicio vivo», sabremos orientar nuestra relación con las tecnologías, en lugar de ser guiados por ellas. También en este campo, los padres son los primeros educadores. Pero no hay que dejarlos solos; la comunidad cristiana está llamada a ayudarles para vivir en el mundo de la comunicación según los criterios de la dignidad de la persona humana y del bien común.
El desafío que hoy se nos propone es, por tanto, volver a aprender a narrar, no simplemente a producir y consumir información. Esta es la dirección hacia la que nos empujan los potentes y valiosos medios de la comunicación contemporánea. La información es importante pero no basta, porque a menudo simplifica, contrapone las diferencias y las visiones distintas, invitando a ponerse de una u otra parte, en lugar de favorecer una visión de conjunto. 
 
La familia, en conclusión, no es un campo en el que se comunican opiniones, o un terreno en el que se combaten batallas ideológicas, sino un ambiente en el que se aprende a comunicar en la proximidad y un sujeto que comunica, una «comunidad comunicante». Una comunidad que sabe acompañar, festejar y fructificar. En este sentido, es posible restablecer una mirada capaz de reconocer que la familia sigue siendo un gran recurso, y no sólo un problema o una institución en crisis. Los medios de comunicación tienden en ocasiones a presentar la familia como si fuera un modelo abstracto que hay que defender o atacar, en lugar de una realidad concreta que se ha de vivir; o como si fuera una ideología de uno contra la de algún otro, en lugar del espacio donde todos aprendemos lo que significa comunicar en el amor recibido y entregado. Narrar significa más bien comprender que nuestras vidas están entrelazadas en una trama unitaria, que las voces son múltiples y que cada una es insustituible. 
 
La familia más hermosa, protagonista y no problema, es la que sabe comunicar, partiendo del testimonio, la belleza y la riqueza de la relación entre hombre y mujer, y entre padres e hijos. No luchamos para defender el pasado, sino que trabajamos con paciencia y confianza, en todos los ambientes en que vivimos cotidianamente, para construir el futuro. 
 
Papa Francisco
 


14 de enero de 2015

Barquisimeto: 159 visita de la Divina Pastora a la ciudad.

Con motivo de la 159 visita de la Divina Pastora a la ciudad de Barquisimeto, la Pastoral Vocacional de la Arquidiócesis organizó, por tercera vez, la Feria Vocacional en la que participamos las comunidades religiosas, movimientos de laicos y grupos juveniles para presentar los diversos carismas y apostolados a los peregrinos que llegan de toda Venezuela a visitar el Santuario de la Divina Pastora.
Estuvimos el fin de semana; las actividades fueron muchas y muy variadas: confesiones, exposición del Santísimo, presentación de carismas, testimonios, concierto oración, objetos religiosos.
Nuestro stand fue muy visitado, tuvimos la oportunidad de interactuar con muchas jóvenes, de reír y pasar momentos agradables ya que la invitación consistía en llegar, ver y contestar en una estrella la pregunta que encabezaba nuestro espacio ¿Qué hace una chica como tú viendo un stand cómo éste? era simpático ver la cara que ponían. La pregunta cuestionaba.
Nos sentimos felices de poder compartir con los demás el gozo de nuestra propia vocación y de hacer, a tiempo y a destiempo, la invitación a las jóvenes para que vengan y vean.
Es importante no tener temor de abrir su corazón y dejarse sorprender por el llamado de Dios que nunca pide más de lo que cada persona podemos dar.
Decía santa Genoveva Torres, nuestra Fundadora: “nunca es tarde cuando se llega a la hora que Dios quiere” 
 


13 de enero de 2015

Calarcá, encuentro de VR

Hemos participado, como preparación para el año de la Vida Consagrada, en el 1er. encuentro de Vida Religiosa de las religiosas Siervas de Jesús de la Caridad, con el Lema: “Redescubriendo la alegría del Evangelio, que nada ni nadie nos puede quitar” 
Agradecemos a Dios por esta gracia y a las Hnas. Siervas de Jesús, por haber compartido con nosotras la riqueza de estos tres días. 
 
Este encuentro inició con la Eucaristía presidida por Mons. Pablo Emiro Salas, Obispo de esta diócesis de Armenia.
Siguió la ponencia a cargo del P. Víctor Martínez  S.J., de Bogotá con el título: “Encontradas, Alcanzadas, Transformadas” y “En la alegría del SI fiel”. Al final de la jornada se hizo el trabajo grupal.
El segundo día, la ponencia del P. Jorge Patermina (religioso franciscano conventual) “La ternura nos hace bien” y “Vida fraterna en comunidad”
Este mismo día, una religiosa (Adoratrices) expuso “El gozo de la llamada a servir en el reino desde la comunidad.
El tercer día el Pbro. Yuan Alfonso “La alegría nace de la gratuidad de un encuentro”. Otra ponencia del Pbro. Julio César Lemus: “No tengáis miedo de mostrar la alegría de testimoniar el Evangelio de Cristo” mostrándonos tres figura: Moisés, Pedro, María con su fiat. 
 
Tres objetivos fundamentales del encuentro:
CONTINUAR en la renovación que un día el concilio Vaticano II propuso para los religiosos, desde el decreto Perfectae Caritatis, donde nos exhorta a volver a las fuentes de toda vida cristiana y a la inspiración originaria de los institutos.
POTENCIAR nuestra relación con Dios, en la vida fraterna y en la misión.
ATENDER los desafíos de nuestro tiempo.
 


10 de enero de 2015

Zaragoza, grupo de la ONCE en concierto

Esta tarde, el grupo sinfónico "Cesaraugusta" de la ONCE, ofreciendo un concierto para la casa, familiares y amistades. En el programa no ha faltado música de Mozart, Rosini, Serrano, Straus y otros autores, también interviene cantando Pío Martínez. Agradecemos la delicadeza que han tenido por hacernos pasar una tarde extraordinaria.
 


9 de enero de 2015

Valencia, dando una respuesta

El Papa Francisco, en su homilía de la misa del gallo, hizo esta pregunta "¿tenemos el coraje de acoger con ternura las situaciones difíciles y los problemas de quien está a nuestra lado, o bien preferimos soluciones impersonales, quizás eficaces pero sin el calor del Evangelio?"
En nuestras casas, hermanas y residentes intentamos dar una respuesta desde esa perspectiva.
¡Cuánta necesidad de ternura tiene el mundo de hoy! Y... espera tu respuesta!
 
 


Desde nuestra casa de Madrid

Gracias, Señor, por la vivencia de tantos acontecimientos en estos días tan especiales para quienes creemos en Ti…
Días en que la presencia de Dios ha llenado todo nuestro ser y nuestro hacer. Ha querido regalarnos su Amor  a través de momentos bellos: celebraciones litúrgicas,  convivencias con nuestras Hermanas, Señoras y amigos,  ratos de silencio y contemplación,… la alegría de una  Navidad llena de calor humano, de colorido de fiesta. Nos hemos sentido queridas, y hemos querido un poquito más a los que tenemos cerca.
Nos han maravillado y ha sacado de nosotras el canto, los coros y grupos, al entonar los villancicos propios de estos días. Luis, el organista que nos ensaya durante el año,  nos presentó una exposición sobre la  historia del Villancico, toda la trayectoria de los siglos.
No faltó la alegría y simpatía de niños que han visitado el Belén o compartiendo con las Señoras, recordando a sus abuelos,  en estos días de familia. Vinieron del Colegio de Legionarios de Cristo y otro día, nietos de una señora.
También hemos hecho la despedida de dos buenas personas que han llegado a su tiempo de Jubilación, Mª Dolores y Jesús, con los que participamos en una Eucaristía y convivencia, junto con todos los que vivimos en la Residencia.
 
D. Miguel Jiménez, nuestro Párroco, también celebró la fiesta de santa Genoveva en la Parroquia, y así, tuvimos las celebraciones el  día 4 en la Residencia, presidida la Misa por D. Julián del Olmo, amigo de la Casa, y el día 5 en la Parroquia presidida por D. José A. Buceta. Como cada año acuden los amigos y familias que se sienten atraídos por la figura de esta gran mujer, santa Genoveva, y juntos damos gracias a Dios por ella y por lo que nos ayuda a cada uno.
La víspera tuvimos (día 3), la actuación en un monólogo de José Mª Sanz Malo, sobrino de nuestras Hnas. Malo, que junto con su esposa habían preparado un relato de la vida de san Pablo.
Unimos con lo preparado sobre santa Genoveva como Estrella que nos invita a brillar con la luz que  Dios pone en cada uno, como en san Pablo. Fue un momento muy intenso  que nos dejó con mucha paz interior. La actuación fue ¡maravillosa!  
Y no podía faltar en nuestra Residencia la tradicional cabalgata del 6 de enero ¡qué fiesta, qué algarabía! Como todas conocen, las que lo ven por primera vez no salen de su asombro lo que se participa entre todas. La mayoría tiene un detalle para invitar, y en algunas ya hacen tradición de todo el grupo del piso para  “repostar” un poquito de la travesía los Señores Reyes Magos y comitiva.
Deseamos a visitantes de este espacio, que el Señor nos siga ayudando a hacer el camino del día a día un poco más llevadero y agradable. ¡Que El sea nuestra Paz!
 


6 de enero de 2015

Barcelona, ecos navideños

Comenzamos un nuevo año, y celebramos con alegría la fiesta en honor de nuestra Fundadora Santa Genoveva, cariño y admiración hacia ella porque con su vida fue testimonio de la ternura y misericordia de Dios hacia quienes sufren soledad. Por la tarde de ese día, una velada festiva que comenzó con una danza-oración, nos introdujo en una faceta de Madre Genoveva, mujer dócil al Espíritu, supo hacer de su vida una historia de amor, de acogida y de confianza sin límites en Dios Padre, también una poesía, recitada por nuestra residente, Pilar Casado, zarzuela y pinceladas de ópera. Presentadas, por Dolores Busquets, residentes de esta casa.
Finalizamos las celebraciones de la Navidad, con el corazón lleno del gozo y la luz que Dios nos trae con su venida imitando a los Magos en su búsqueda de Jesús, descubriendo los signos de su presencia en este mundo, sabiendo indicar a los demás los caminos que conducen hacia Él.
 


Desde Bachaquero

Hemos participado en las actividades realizadas en la Parroquia: bendición de pesebres, recolección de alimentos para las familias con mayores necesidades.
Damos gracias a Dios que nos concede un nuevo año y con su llegada, celebramos la solemnidad de Santa Genoveva, participan sus devotos, los grupos de Apostolado, Familia Genoveviana. Día que nos recuerda que la santidad se cultiva en el día a día.
Próximamente estaremos en la búsqueda del Niño que llaman `la Paradura´. 
 
 


Desde Barquisimeto

Durante los días navideños, en este lugar no pueden faltar las Misas de aguinaldo. Al final de cada celebración se tiene un compartir para quien desee asistir. La gente colabora con la parroquia donando juguetes y/o alimentos no perecederos para compartir con los niños y familias más desfavorecidos de la comunidad parroquial, es un gesto solidario que llega a niños y familias en fechas tan especiales.
Por segundo año se hizo un concurso de pesebres, visitamos 23 familias, los niños disfrutaron mucho a pesar de la caminata. Cantaban y tocaban sus instrumentos. Las familias nos recibían con mucho cariño y obsequiaban algún compartir. El día de navidad se hizo la entrega de premios, el P. José Luis, párroco, acompañó  esta actividad.
Y llegó la fecha tan esperada, solemnidad de nuestra Madre Genoveva Torres, que, dentro de la sencillez, Hermanas, formandas y Señoras nos dispusimos a celebrarla, especialmente con la Eucaristía que fue en la parroquia Ntra. Sra. de la Consolación.
Ahora nos preparamos para le celebración de la Divina Pastora que será el próximo 14 de enero.
 


4 de enero de 2015

Desde Almenara

Esta Comunidad de Almenara tenemos un privilegio: vivir y colaborar en el pueblo que nació y vivió sus primeros años Santa Genoveva Torres. Antes del día 4 de enero, fiesta litúrgica en honor a esta Santa natural de este lugar, preparamos lo mejor que podemos esta celebración, la ilusión y el cariño no faltan.
Además de los paisanos de Madre Genoveva,  viene gente de los alrededores.
 
4 de enero
Nos reunimos en la Parroquia Santos Juanes de Almenara para la celebración Eucarística de la Fiesta de nuestra Santa Fundadora. Todos los años la preside nuestro Obispo D. Casimiro López Llorente, detalle que todos agradecemos. Concelebraron el nuevo párroco don Sergio J. Mendoza y nueve sacerdotes, también participaron un seminarista y dos diáconos.
En la homilía, el Obispo invitó a descubrir, a ejemplo de Santa Genoveva, el Amor que Dios nos tiene y la infinita Misericordia de Dios para llevar esta misericordia y este amor a los demás.
Los cantos a cargo del Coro de la Parroquia cuya directora es Amparo Segarra, al final un grupo de niños de confirmación dirigidos por Pilar Bayarri cantaron un bonito villancico valenciano.
Concluimos con la veneración de la reliquia de Santa Genoveva
 


3 de enero de 2015

Concierto por el Grupo Loyola Magis

Desde Pamplona ha llegado a nuestra Casa General, la Orquesta de jóvenes `Loyola Magis´, dirigida por el P. Javier Sagües, S.J., para honrar a santa Genoveva en este día de su nacimiento. Ha sido una tarde extraordinaria. Desde este espacio agradecemos a los integrantes de `Loyola Magis´ y a los jesuitas que trabajan con ellos.
 

A Santa Genoveva en su Fiesta

“La poda  es  necesaria  para que
salga  adornado  el árbol.”
                             (Sta. Genoveva)
 
 Tu breve pensamiento,
expresa, Madre, lo que tú vivías
y fue todo tu intento,
porque así lo querías,
abrazarte a la poda que sufrías.
 
Y sólo así saldría
el árbol de tu vida ya  adornado.
Sólo así quedaría
en ti todo endiosado
con tu gran corazón purificado.
 
“Que se poda el sarmiento
que da fruto”, leíste en la Escritura.
Y este buen pensamiento
confirma y asegura
que un árbol bueno da fruto y figura.
 
Y todo lo aprendiste
en el santo Evangelio, tu  fiel guía,
y de él sólo bebiste
lo que tu ser vivía
la santidad que en ti se traslucía.
 
 Genoveva, tú fuiste
un árbol o sarmiento bien podado
y alegre consentiste
que estuviera injertado
en la Vid, y… dio fruto sazonado.
 
Madre, te felicito,
porque es tu vida ejemplo de ternura,
de anhelos de  infinito,
de bondad y cordura,
de sencillez y mansedumbre pura
 Hna. Resurrección Pérez Lapeña
Religiosa Angélica

Leer las noticias en...

Ángel de la Soledad...

Últimos comentarios

Visitas en el último mes...

Calendario....